miércoles, 14 de marzo de 2007

CACIQUISMO POLÍTICO

Una brutal y descarada injusticia de la Delegación Provincial: nos quitan el Bachillerato. Necesitamos ayuda.


En solidaridad con el IES Antonio Domínguez Ortíz transcribo íntegramente la siguiente carta:

CARTA ABIERTA A UN DELEGADO DE EDUCACIÓN


Tal día como hoy, martes y trece, le dirijo esta carta aún a sabiendas que usted nunca leerá estas letras, aún a sabiendas que nada sabe de nosotros, ni de este blog ni de otros muchos temas y asuntos de los que de verdad importan a los que trabajamos día a día en el difícil mundo de la educación. Le dirijo esta carta , Señor Delegado Provincial de Educación (Señor D., en adelante), sin conocerle como persona de a pie, sin adjudicarle un rostro, sin ni siquiera una expresión. Sólo sé de usted el cargo que representa y que, como tal –en la frialdad de su despacho y entre el legajo de archivos y bases de datos que usted y su equipo de “profesionales” de la planificación educativa maneja- con una simple firma o (des)autorización en una casilla de un formulario puede desencadenar tal cúmulo de injusticias y despropósitos que cuanto menos, deberían hacerle tener al menos algunas consideraciones y reflexiones.
Le dirijo esta carta tal como hiciera aquel legendario Jefe Sioux de Seattle al entonces Presidente de los Estados Unidos, a la petición de compra de sus tierras. Salvando las distancias, por supuesto. Ni Usted Señor D., es el Gran Presidente Hombre Blanco ni yo un Piel Roja, aunque podría parecerlo por el enojo e impotencia que encienden mis mejillas y por no dejarnos otra alternativa (agotados o ignorados otros medios) que desenterrar el hacha de guerra. Pero, desde luego, quisiera hacerlo con el mismo corazón, con la misma seguridad y con la misma intensidad que aquel Jefe Sioux: aludiendo al diálogo, a la historia, a la opinión, al sentido común y al respeto de quienes hacemos de la tarea de educar nuestra profesión.
Usted seguramente sabrá y estará “al corriente” de todo el paisaje de luces y sombras que conforma nuestro -siempre una y otra vez cuestionado y remodificado- Sistema Educativo. Usted es posible que tenga experiencia como docente, que “sepa” de qué estoy hablando. O no. Usted, Señor D., evidentemente debería estar al corriente (nosotros somos diariamente arrastrados por esa “corriente”) del consabido clima de violencia (larvada o manifiesta) que inundan nuestras aulas y centros educativos, del progresivo desgaste y deterioro anímico de los profesionales de la enseñanza, de la insuficiencia de plantillas, de la persistencia de situaciones contradictorias como son la supresión o la sobredotación (engañoso término) de recursos, los desplazamientos por falta de horario, problemas de burocratización en los niveles de gestión relativos a la planificación educativa, y sobre todo , a la gestión de recursos humanos…
Usted Señor D., ha de saber cuanta responsabilidad recae en nuestra labor. Nos vemos diariamente en la necesidad de hacer – lo mejor que podemos- los mas diversos roles. De “padres” o de “madres”, de orientadores, de consejeros familiares en ocasiones, de animadores culturales de la comunidad, de transmisores de valores que casi nadie fomenta ( ni siquiera los políticos que nos representan) pero que todo el mundo echa en falta, de críticos de televisión, de dinamizadores de la lectura, de propiciar hábitos saludables como el deporte y un dieta sana, de concienciadores medioambientales, de defensores y estimuladores de la solidaridad y el respeto a las diferencias sexuales, étnicas o sociales, de pacificadores de conflictos, de impulsores de la responsabilidad y el trabajo personal, de amigos, de personas, de… tengo que tomar respiro…. Y encima tiene que quedarnos tiempo para ayudar a los chicos y chicas que acuden a clase a leer y escribir, a que caminen con seguridad por el siempre complicado mundo de los números, a que aprendan algo de historia y del mundo que les rodea, a que conozcan su cuerpo y la sociedad en la que viven, a pensar y razonar, a relacionarse , a respetar y a compartir, a mantener la curiosidad…
(continúa el post en leer más)

Quizá señor D., quizás todo esto le resulte obvio ( o no). Lo cierto es que es la pura verdad, al menos para una parte de nuestro colectivo al que creo representar. Entre mis compañeros se extiende como una balsa de aceite la “cultura de la queja” , el derrotismo y la “añoranza” del pasado , al ver sus esfuerzos tan injustamente valorados o recompensados por la sociedad, siempre presta a ver más claramente las sombras que las luces. Aún a pesar de la enorme responsabilidad que la sociedad nos ha adjudicado y las pocas gratificaciones y apoyos que recibimos del exterior , continuamos realizando nuestro arduo trabajo….y lo hacemos con todas las dudas y las imperfecciones propias de los seres humanos. Lo verdaderamente jodido –espero se me perdone la expresión- es que llega el político de turno y rápidamente se le llena la boca hablando de que si la educación vial, de que si la educación en valores , que si los principios constitucionales, que si hay prevenir ciertas lacras sociales, que si el alcohol , que si el tabaco y un largo etcétera. Así delegará en la escuela y el instituto prioridades que quizá hubiera que tratar de forma más amplia (en los medios de comunicación, en el trabajo, en las familias, etc ) si queremos hacer de nuestros alumnos mejores ciudadanos. El político de turno nos pretenderá convencer con maravillosos programas educativos, diseños curriculares y decretazos en los BOJAS; con folletos y vídeos, con carteles y fichas, con portales en Internet y otro sinfín de recursos. Pero el político de turno a veces, demasiadas veces, olvida o ignora al mejor recurso de todos : el profesor. E igualmente ignora o desestima cuantos proyectos o modelos educativos proponemos nosotros profesores y profesoras, como por ejemplo, desestimar para mi IES ANTONIO DOMÍNGUEZ ORTIZ de Sevilla nuestro Proyecto de centro TIC. El político de turno no entiende o no quiere entender que el innovador modelo educativo que hemos emprendido ( y que eso sí, como es casi exclusivamente trabajo nuestro, nos han aprobado como proyecto de innovación) como COMUNIDAD DE APRENDIZAJE (un modelo educativo que creemos necesario en el barrio dónde trabajamos porque apuesta por la igualdad de oportunidades para tod@s y por la transformación social) no puede realizarse sin una profunda y decidida incorporación de las nuevas tecnologías, las TIC que les llaman ahora. Usted, Señor D., seguramente haya recibido -y ni siquiera se habrá dignado en leer o responder- una enojada carta de protesta del Director que nos representa como claustro solicitando se reconsidere la resolución provincial por la cual nuestro Proyecto para la incorporación de las TIC a la práctica Docente y la gestión para el próximo curso 2007/08 ha quedado como “no seleccionado”, desconociendo los motivos de dicha exclusión ya que nadie se ha dignado darnos información al respecto, por lo que poco podemos argumentar, después de tanto esfuerzo y tiempo dedicado por los distintos departamentos didácticos a presentar un proyecto digno y adecuado a la realidad sociocultural del barrio, donde se encuentra nuestro IES, una zona muy desfavorecida en casi todos los aspectos, con altos niveles de paro , bajas espectativas de futuro, infraviviendas y residuos de marginalidad social con la que tradicionalmente se asocia esta zona. En este contexto, Señor D., como le decía nuestro director, son muy pocas las familias que disponen en su hogar de ordenador, y menos aún las que disponen de acceso a Internet. El instituto es casi el único espacio en el cual los alumnos pueden desarrollar las “competencias” (ahora se llaman así) de dominio de las nuevas TIC, que han de facilitarle un acceso adecuado a la información y la formación necesaria para desenvolverse en condiciones de igualdad en el mercado de trabajo. Sería coherente pues Señor D., que la Administración que usted representa demuestre con hechos lo que hace sólo de palabra, que todos los centros públicos estén preparados y capacitados paravafrontar los retos del siglo XXI en la nueva Sociedad de la (des)Información.

Pero aquí no acaba todo, Señor D., Nos dejan sin ordenadores , nos dejan sin una banda ancha que nos facilite el acceso de calidad a todos y todas, nos quitan profesores de apoyo y ahora nos dejan…¡SIN BACHILLERATO¡ ¿Las razones? Pues alguien nos las tendrá que dar, puesto que nadie se ha dignado hacerlo. Como han recogido mis compañeros en otros post, esta situación es a todas luces una inmensa injusticia social y educativa. Nos quitan con un simple “clic” en Séneca nuestra razón de ser, nuestro proyecto educativo (28 años llevan impartiéndose las enseñanzas de Bachillerato en el barrio) y con él, la ilusión que habían depositado muchos alumnos que ahora cursan 4º Eso y 1º de Bachillerato, que se verán obligado a emigrar a “otras tierras”, que no son suyas, porque ya no estarán con los suyos... A lo largo de estos años han creado sólidos vínculos con compañeros y profesorado. En los comentarios que nos han dejado se puede dar fé de ello. Son tantos los palos que casi no nos dejan levantar cabeza, por lo que agotadas las vías del dialogo a través de la mediación del Comisionado ( una entidad que se suponía tenía potestad para interceder por los intereses colectivos del barrio) y la paciencia…desempolvamos… nuestra hacha de la indignación y la hacemos pública para que todo el mundo sepa lo que está pasando aquí en el barrio del Polígono Sur. Y no vamos a estar sólos, Señor D., gran hombre blanco, porque las injusticias unen y mucho. Ya lo dice el sabio consejo zen: en la semilla no está sólo el germen del árbol que ha de ser, sino todo el germen de un bosque, que actos tan sencillos como plantar la semilla, esto es revelarse contra este tipo de injusticias, pueden desencadenar toda una revolución. Pues eso , a plantar(se).

Un Piel Roja de la Educación y un puñado de firmas más.

PD: EN NUESTRO POST ANTERIOR INDICAMOS LA MEJOR FORMA DE QUE NOS APOYÉIS. HEMOS TEÑIDO DE NEGRO NUESTRA CABECERA Y ASÍ PERMANECERÁ HASTA QUE SE SOLUCIONE Y RESPETEN NUESTROS 28 AÑOS DE BACHILLERATO.





1 comentario:

Anónimo dijo...

Mi agradecimiento personal y de parte de mis alumnos. Lo están pasando muy mal y reciben estos apoyos como una muestra de que la sociedad a veces les ayuda. TENGO UNA DEUDA CONTIGO. Ya me gustaría a mí estar disfrutando de tus interesantísimas reflexiones que tanto me han hecho pensar.
UN MILLÓN DE GRACIAS J.A. He incluido tu apoyo en Iguales en Las tres Mil. Lo siento, lo he hecho tarde porque se me había pasado, son días de agitación.

Un abrazo.

Juanjo